EU4Journalists.eu is currently not updated. We hope to be back soon.

eu4journalists

select your language

Política europea de la vecindad

1. Antecedentes

“Nuestra vision es la de un área económicamente integrada que cubra el conjunto de la UE y sus socios europeos y mediterráneos más cercanos. Un área en la que bienes, servicios y capitales fluyan libremente, abriendo nuevas posibilidades y mayores oportunidades para todos nosotros”, afirmó la Comisaria Benita Ferrero-Waldner en una conferencia sobre Política Europea de Vecindad en Bruselas, en septiembre de 2007.

“Sin embargo”, prosiguió, “como todos sabemos, la integración económica no es un proceso glamuroso. Justo lo contrario. Hacer que el libre comercio sea una realidad a lo largo de esta vasta área geográfica conlleva una enorme cantidad de reformas y a veces decisiones difíciles”.

Fomentar la estabilidad y la prosperidad, así como el Estado de Derecho y los Derechos Humanos entre sus vecinos está dentro del interés de la Unión Europea. Respaldar el desarrollo político y económico en los Estados que están justo en los límites exteriores de la UE garantiza la paz, seguridad y estabilidad económica a largo plazo, y el crecimiento para el conjunto de la region. Además, tras décadas de una Europa dividida, la UE quiere evitar a toda costa crear nuevas líneas divisorias entre su territorio ampliado y sus vecinos.

Por estas razones, la UE ha extendido la mano a sus 16 países vecinos y territorios en Europa del Este, el Cáucaso y alrededor del Mediterráneo, mediante el desarrollo de una Política Europea de Vecindad (PEV) en 2003-2004.

La Comisión Europea esbozó por primera vez la Política Europea de Vecindad (PEV) en su Comunicación de marzo de 2003 Una Europa más amplia. Un posterior y desarrollado Documento estratégico sobre la PEV le siguió en mayo de 2004, aportando el marco concreto para una política de vecindad y la información sobre cómo debería funcionar. Los jefes de Estado y de Gobierno apoyaron el documento estratégico en junio de 2004. Asimismo, en diciembre de 2006, la Comisión presentó ideas sobre la Consolidación de la Política Europea de Vecindad, y actualizándola como PEV+. El documento llegaba a la conclusión de que, en lo referente a las relaciones de vecindad, la UE debería hacer más en temas económicos y comerciales, facilitación de visa, gestión de la migración, contactos de persona a persona, cooperación política y regional y apoyo económico.

Los Estados miembros dieron su propio aprobado al éxito de esta política en el informe de junio de 2007 Consolidación de la PEV, Informe del Progreso de la Presidencia. Concluía que “en los dos primeros años de su puesta en marcha, la PEV ha alcanzado ya resultados significativos, en particular permitiendo a los socios fraguar una detallada agenda de reforma y ofreciendo una mayor y más efectiva asistencia de la UE. Sin embargo, dada la magnitud de los retos que quedan por delante, debemos canalizar el gran poder modernizador de Europa de una forma todavía más eficiente. La inestabilidad política y la débil gobernanza de nuestros vecinos podría tener un impacto sobre la UE. Al mismo tiempo, los riesgos sobre la seguridad energética de Europa, las amenazas ambientales y los flujos crecientes de migración ilegal, por nombrar unos pocos factores, también tienen una influencia creciente en nuestra seguridad y prosperidad. La UE, junto a los socios de la PEV, debe tratar estos temas con mayor resolución y consolidar su círculo de amigos en torno a sus bordes.”

La Comisión y los Estados miembros han destacado frecuentemente que la PEV no debería ser vista como una sala de espera para la pertenencia a la UE. Incluso aunque esta política ofrece a los vecinos de la UE ampliada muchas oportunidades que son similares a las garantizadas a los candidatos a la adhesión, no se vislumbra necesariamente la pertenencia en el horizonte- de hecho, pocos de los propios Estados de la PEV han expresado por sí mismos su interés real en ser miembros. Además, la PEV es una política que tiene sus herramientas, objetivos y medidas de éxito propios y bien definidos. La cooperación sencillamente aporta beneficios vitales mutuos a todos los países que comparten esta extensa área geográfica.

En principio, la UE realiza la misma oferta a todos sus vecinos: dinero, comercio y una cooperación bastante general a cambio de reformas políticas y económicas. Sin embargo, los Estados miembros difieren en su visión de hasta dónde se debería dejar llegar a los países de la PEV y cuáles deberían ser las áreas prioritarias dentro de la PEV. De acuerdo a valoraciones independientes, el documento de Política Europea de Vecindad Reconsiderando la Política Europea de Vecindad, las dudas de la PEV entre la ampliación y las políticas de exterior de la UE, que no se han decantado, han sido uno de los mayores problemas de esta política. El distinto entusiasmo de los Estados miembros y la diversidad de países implicados también han creado tensiones.

En otoño de 2007 la Comisión Europea trabajaba activamente para hacer crecer la PEV, especialmente en las áreas de cooperación económica, energía, inmigración y asistencia técnica.

Al mismo tiempo, una encuesta Eurobarómetro publicada en septiembre de 2007Relaciones de la UE con sus vecinos revelaba que, mientras éstos ven el interés de trabajar junto a los países asociados a la PEV, los ciudadanos de la UE no están muy interesados en sus vecinos. Más de la mitad de los encuestados (54%) tenía poco o ningún interés en acontecimientos en países fuera de los límites del bloque. Sin embargo, respecto a la inmigración, un 62 por cierto de las respuestas esperaban que la cooperación con países vecinos redujesen la inmigración ilegal en hacia la Unión.

back to top